La colonizacion


Despegue en tiempo mínimo para África acelerado después de la conferencia, desde uniforme dentro de las áreas señaladas como su esfera de la influencia, las energías europeas todavía tuvieron que tomar la posesión bajo principio de la efectividad. En África central particularmente, enviaron las expediciones para forzar reglas tradicionales en tratados de firma, usando la fuerza en caso de necesidad, como por ejemplo en el caso de Msiri, rey de Katanga, en 1891.

Dentro de algunos años, África por lo menos fue dividida nominal encima del sur del Sáhara. Por 1895, los únicos estados independientes eran:

* Liberia, fundado con la ayuda del LOS E.E.U.U. para los esclavos vueltos;
* Abyssinia (Etiopía), el único estado nativo libre, de el cual apartó de la invasión italiana Eritrea en qué se conoce como primera guerra Italo-Abisinia de 1889-1896.

Los estados siguientes perdieron su independencia al imperio británico áspero una década después de (véase abajo para más información):

* La naranja libera el estado, a Boer república fundada por los colonos holandeses;
* República del africano del sur (Transvaal), también una república del Boer;

Antes de 1902, el 90% de toda la tierra que compone África estaban bajo control europeo. La parte grande de Sáhara era francés, mientras que después de calmar de Rebelión de Mahdi y el conclusión del Crisis de Fashoda, el Sudán permanecía firmemente debajo de rulership Británico-Egipcio común.

Las repúblicas del Boer fueron conquistadas por el Reino Unido en Guerra de Boer de 1899 a 1902. Marruecos fue dividido entre el francés y el español adentro 1911, y Libia fue conquistado por Italia adentro 1912. La anexión británica oficial de Egipto adentro 1914 terminó la división colonial de África. Al lado de este punto, toda la África, con las excepciones de Liberia y de Etiopía, estaba bajo regla europea.

http://www.worldlingo.com/ma/enwiki/es/Berlin_Conference_%281884%29

Anuncios

Las conquistas y colonizaciones humanas son tan antiguas como la existencia misma del hombre y suelen ir acompañadas del ejercicio de la fuerza y el uso de las armas, pues el sometimiento de un pueblo al dominio de otro, o la concesión de su territorio rara vez se verifica de manera voluntaria. La guerra es, en efecto, un excelente medio para adquirir riqueza, tierras y mano de obra gratuita, brindada por los prisioneros en combate, convertidos en esclavos. Esta situación da lugar a una comunidad en la cual la desigualdad política adquiere un carácter constitucional, así, se reconocen por un lado los ciudadanos, hombres libres poseedores de riqueza y por el otro, los esclavos, hombres privados de su libertad y sin propiedades.

Las colonizaciones han tenido, a lo largo de su historia, diversas causas y efectos: en la Edad Antigua estuvieron motivadas por la sobrepoblación de los territorios, como las realizadas por los griegos entre los siglos VII y V a.C.

El reparto de África
A partir del siglo V a.C, Atenas estableció en puntos estratégicos las llamadas cleruquías, colonias de ciudades atenienses que conservaban todos sus derechos políticos y sociales respecto a la metrópolis, y este mismo sistema fue continuado, en el siglo IV a. C. por Alejandro Magno. En Roma, la colonización fue, en un principio, militar, para asegurar el dominio sobre los pueblos vencidos y, a partir del siglo II a.C., social, mediante el reparto de tierras conquistadas entre los veteranos del ejército. China realizó, también en el mismo siglo, una colonización agrícola con el fin de explotar todas las tierras cultivables del Extremo Oriente. En el siglo XV la colonización española trasladó a América las instituciones sociales y administrativas, así como la estructura económica de la Península. En el siglo XVIII, Francia e Inglaterra realizaron una colonización mercantil, basada en la explotación de los recursos naturales de sus colonias. Al mismo tiempo, en América del Norte se desarrollaron colonias de poblamiento.

Lo anterior ha sido sólo una pequeña mención de algunos movimientos de colonización en el mundo. Ahora nos ocuparemos de la etimología de algunas palabras relacionadas con el tema:

Conquista. Viene del latín conquisita, femenino del participio perfecto del verbo conquirere: “buscar por todas partes”, “tratar de obtener”. Una conquista es algo adquirido, generalmente por la fuerza.

Colonia. Del latín colonia: “colonia”, “conjunto de colonos”, y éste de colonus: “colono”, “cultivador”, sustantivo derivado del verbo colere: “cultivar”, “habitar”. Colonia es, por un lado, el conjunto de personas que van de un país a otro para poblarlo y cultivarlo o sólo para establecerse en él, por otro, un territorio fuera de la nación que lo hizo suyo, regido por leyes especiales.

Colonización. Por la presencia del sufijo -ización, indica el proceso de formar o establecer colonias.

Territorio. Deriva del latín territorium, y éste, a su vez, de terra: “tierra” y el sufijo -itorium: “de”. Se trata de una porción de la superficie terrestres, perteneciente a una nación, provincia o región.

Ciudadano. “De una ciudad”; ciudad evolucionó del sustantivo latino civitas, civitatis: “ciudad”, el cual, a su vez, se había originado de civis: “ciudadano”. El ciudadano es un hombre libre que, por nacimiento o por naturalización, adquiere los derechos y obligaciones políticas que le confiere el Estado.

Preparación del esclavo para su venta
Esclavo. Procede del bajo latín sclavus: ”esclavo”, y éste del griego bizantino (sklabós): “esclavo”, “esclavo”, derivado regresivo de (sklabenós), y éste de sloveninu, nombre que se daban a sí mismos los pueblos eslavos, víctimas de la trata esclavista en el Oriente Medieval. Esta palabra comenzó a utilizarse en español a partir del siglo XV, antes se usaba siervo, del latín servus: “siervo”, “esclavo”, del cual surgió el verbo servire: “servir” “ser esclavo”. Esclavo o siervo es la persona que carece de libertad por estar bajo el dominio de otro

Ma.de Lourdes Santiago Martinez

El trazado de las zonas de influencia se realizó sobre un mapa recién dibujado con los datos aportados por los exploradores. Las bases del reparto se sentaron en la conferencia de Berlín, celebrada entre 1884 y 1885 con el pretexto de acabar con el comercio de esclavos. Así se abrió una etapa que no se cerró hasta bien entrado el siglo XX. La reclamación de territorios tenía que refrendarse con pruebas de una ocupación real y por todas partes salieron pequeñas expediciones en busca de convenios con las autoridades locales, recurriendo al enfrentamiento sólo en casos extremos. Los protagonistas de esta primera fase de la colonización fueron, además de los militares, los misioneros y los comerciantes. Un primer reparto quedó configurado en 1914. Sobre el mapa, los territorios franceses, ingleses, alemanes, portugueses y belgas parecían fruto de un juego de estrategia. Pese a su arbitrariedad, buena parte de las fronteras así trazadas se han conservado, aun a costa de intensos conflictos. Tras la ocupación teórica, disminuyó la actividad europea en Africa, sobre todo allí donde las expectativas de beneficio inmediato eran escasas. Los franceses adaptaron sus propias formas organizativas, mientras que los ingleses aprovecharon las relaciones de poder establecidas a través del llamado gobierno indirecto. El número de funcionarios por habitante era mucho mayor en el sistema francés. En cualquier caso, esos primeros gobiernos coloniales se limitaron a ejercer sus funciones al menor costo posible: mantener el orden, recaudar impuestos, obligar al trabajo y administrar la ley. En esta época, la economía dependía de la iniciativa de empresas particulares.
La historia de las relaciones de Africa con los países del Oeste ha sido una historia de pillaje; pillaje de la mano de obra africana, de sus recursos minerales y agrícolas y de su tierra. Aunque ya no existe la esclavitud directa, los tres factores dinámicos respecto de los cuales se originan las luchas que han de decidir el destino de Africa siguen siendo la fuerza de trabajo, los recursos naturales y la tierra. (J.Woods)